Charlas 2013

  • Maximilian Garling Estudiante U. Mayor
    max

    El eterno aprendiz.

    Maximilian Garling, futuro ingeniero comercial de la Universidad Mayor. Le gusta la música instrumental, dibujar, leer, tocar piano y la natación. Le apasiona todo tipos de juegos, desde los más tradicionales como Monopoly a los más excéntricos como King of Monsters 2 o Dust, llevando más de veinte años conociendo y practicando todo tipo de competencia entre compañeros y otros apasionados del género, siempre buscando alguna estrategia creativa y original de desempeñarse, básicamente por querer buscar una identidad propia dentro de cada grupo.

    Reconocido como un estudiante exigente, con algunas dificultades cognitivas, ha tenido que esforzarse por sobre su límite para alcanzar metas que para otros son más accesibles. En un principio las primeras metas eran simplemente superar la obesidad y ser capaz de relacionarse con las personas, por lo que el primer trabajo (por casualidad) trató en ser repartidor de folletos y promotor en un club deportivo, trabajos sobre exigentes, pero toda experiencia cuenta. Uno no se podía ni sentar, pero era necesario conocer hasta dónde un trabajador podría llegar. Años después, trabajar de nuevo para otras marcas con mejores condiciones dio una satisfacción interna al lograr romper el hielo con los clientes, tener su atención por un minuto era todo un logro en esos días. Dado que jugar ha sido una de las actividades más satisfactorias en su vida, fue inevitable aceptar una oferta de un amigo para una marca de videojuegos, donde quedó como promotor de juegos en Ripley. Desde ahí inició la carrera. Siendo el mejor promotor del sector, se dio cuenta en lo que es bueno, cuándo dominaba un tema y cómo lo podía argumentar incontables horas, y en especial, aprendió a compartir con la gente en partidos de cualquier juego con mucha facilidad. Luego conoció al Presidente de VGChile, quien lo invitó a conocer la industria. Como el joven estudiante admiraba el negocio, decidió apoyar en todo lo que podía con sus conocimientos, tanto de ingeniero comercial como de jugador. Eso lo llevó a conocer a todos los grupos de la industria, donde fue aceptado como staff de Festigames, el evento más grande de videojuegos en Chile.

    Probablemente el mayor motivador de hacer distintas cosas en la vida es poder demostrarse a uno mismo que uno no es tonto o débil, independiente de la opinión de los demás. Si bien el instinto es fuerte, haber tenido un cuerpo que no lo respaldara causó varios conflictos. Se perdieron muchas oportunidades, incluso la de ser bombero. Es por eso que todos los días era necesario mejorar, poder convertirse en quien se sentía ser y no en quien parecía ser, tener todo el potencial en la cabeza pero no ser capaz de traspasarlo al espacio físico sigue siendo el desafío de cómo poder continuar. Se han cometido docenas de errores y muchos ya lo saben, otros no, pero la gente agradece cuando se reconocen, y si bien quedan aquellos recuerdos como lecciones, uno hace lo que mejor sabe hacer, pensar, reflexionar, pararse y seguir. Te puedes rendir hoy, pero tomarás una siesta y al día siguiente ya lo estarás intentando de nuevo, ¿por qué? Porque te ves lográndolo.

    ¿La mejor parte? Se desmintió el autismo y el asperger, gracias al apoyo de sus seres queridos y a la perseverancia. El resultado es una persona que le encanta investigar y encontrar respuestas a todas sus preguntas.

    Cuando se trata de juegos, el nombre que adoptó desde niño ha sido “Meta”, un personaje que cada vez que se proponía una meta, la lograba. Y todavía lo intenta.